Home > Qué hacer y qué ver en Bizkaia > Arquitectura > Funicular de Artxanda

Funicular de Artxanda


El emblemático y centenario funicular de Bilbao

Visita gratuíta Sábados a las 11:30 desde la Plaza del Funicular. Duración: 1 hora 30 minutos
SERVICIO Y HORARIOS

Cada 15 minutos:

Laborables desde las 7:15 hrs hasta las 22:00 hrs

Festivos desde las 8:15 hrs hasta las 22:00 hrs

 

El Funicular de Artxanda comenzó a andar en 1915 y es todo un emblema de la capital vizcaína. El funicular de Artxanda une el campo Volantín con el Monte Artxanda, uno de los parajes con mejores vistas de  Bilbao. Este tren de cremallera recorre los 770 metros que separan la Plaza de su mismo nombre con el mirador de Artxanda, una de las panorámicas más conocidas y visitadas de Bilbao, en un recorrido de apenas 3 minutos.

La idea de implantar un funicular que uniera la villa con el monte fue del donostiarra, Evaristo San Martín y Larraz, quien en agosto de 1913 envía un escrito al Ayuntamiento de Bilbao exponiendo la idea de "construir en la cumbre del monte Archanda, el cielo de Bilbao, un gran parque que sirva de sana expansión y recreo para los habitantes de esta Villa, varias edificaciones y un funicular que, partiendo del muro del matadero público, en la calle Castaños, facilite el acceso a dichas instalaciones".

Sin embargo, son dos las ocasiones en las que el tren de cremallera ha cesado temporalmente su actividad: durante el asedio de Bilbao en la Guerra Civil tras el bombardeo de sus vías y su estación superior, y en 1976 consecuencia de un accidente provocado por un cambio de cables, que no dejó heridos de gravedad.

Hoy en día el funicular de Artxanda es todo un emblema de Bilbao. Aunque ya no existe el Parque de atracciones, Artxanda se ha consolidado como un lugar de ocio, con una variada oferta gastronómica y de ocio. Muy concurridas son las piscinas municipales, el campo de fútbol, así como los diversos negocios hosteleros de su entorno.